Te puede interesar ...



En Stock
Ceinos Arcones, Pedro

Caracteres chinos

Un aprendizaje fácil basado en su etimología y evolución
Miraguano Ediciones
Colección: Viajes y Costumbres
: 978-84-7813-454-0
Libro Impreso


: 560
Dimensiones: 17 x 24 cm

El día 23 de noviembre llega a las librerías un nuevo libro de Pedro Ceinos Arcones (Manual de Escritura de los caracteres chinos, 1998; Kanjis japoneses, un aprendizaje fácil basado en su etimología y evolución, 2014), que cambiará para siempre la forma en que los occidentales estudian el chino.


La principal novedad es que presenta a los caracteres chinos en sus propias familias. El concepto, que puede parecer extraño en un primer momento, se remonta según Ceinos al tiempo en que los caracteres fueron desarrollados, en el que se llamó “caracteres hijos” a todos los que se desarrollaron a partir de un pictograma. Para el autor está claro que, en consecuencia, ese pictograma más sus “caracteres hijos” son una familia, y como tal hay que estudiarla.


Esos “caracteres hijos” están formados por lo que se llama un radical (un carácter o signo que indica su naturaleza: una madera para referirse a árboles u objetos de madera, una boca para actividades de la misma, una mano o pie para actividades de estos miembros, bambú o metal para objetos de estos materiales, etc), que se añade a un pictograma. Dado que los pictogramas son fáciles de reconocer, pues derivan de las antiguas imágenes que representaban objetos, estudiar todos los caracteres de una familia juntos facilita enormemente el conocimiento del chino.


Esta relación de unos “caracteres hijos”, llamados picto‒fonéticos, con otros, ya era conocida por los expertos desde hace siglos, pero casi ninguno se planteó explorar la relación entre los caracteres de cada familia, manteniéndose más bien que los “caracteres madre” sólo indicaban el sonido de los “hijos”.


El estudio de esa relación entre los “caracteres madres e hijos” ha sido la labor a la que Ceinos Arcones ha dedicado los últimos cinco años. «Esa relación no se percibía a primera vista, pues muchos caracteres habían sido simplificados arbitrariamente a lo largo de la historia», comenta el autor, «en otros sus significados originales ya no se utilizan, los “caracteres madres” no se usan más, o la propia evolución en el uso de cada carácter no permitía ver con claridad su relación.»


Como ejemplo de estas discusiones podemos ver la familia compuesta alrededor del carácter 内 nei, “dentro, interior”.


Explicación Caracteres chinos




En el cuadro de arriba queda clara la relación entre todos los “caracteres hijos” que toman el pictograma de 内 nei, dentro, interior, en su construcción, con este pictograma que deberíamos llamar “madre”.


De forma semejante, el libro de Ceinos Arcones, a lo largo de sus 560 páginas y 30 lecciones, va mostrando, agrupando a los cinco mil caracteres necesarios para dominar este idioma en sus distintas familias, cómo el estudio de los caracteres es mucho más fácil de lo que el lector pudiera imaginar.


«Lo increíble», agrega el autor, «es que esa relación que se hace obvia durante la lectura de mi libro, ha estado presente desde hace dos mil años, pero nadie parece haberse tomado la molestia de presentarla claramente para facilitar el estudio del chino. Los profesores de este país tal vez porque, dado el prestigio que tenían los letrados a lo largo de su historia, consideraran que mantener las dificultades para el estudio del idioma realzaba su propio prestigio, y los extranjeros posiblemente al seguir el camino mostrado por los chinos.»


Pedro Ceinos Arcones, autor del Manual de Escritura de los Caracteres Chinos (Miraguano Ediciones, 1998), del que se han vendido hasta el momento más de 16.000 ejemplares y se han impreso 12 ediciones, reconoce que estas ideas ya estaban en germen en este libro, obra de referencia durante todos estos años para cualquier estudiante del chino, pero que cuando inició su traducción al inglés hace ahora cinco años, y profundizó en el estudio del origen y evolución de los caracteres chinos, descubrió que esa relación ya percibida entonces y a veces explicada con reglas lógicas y nemotécnicas, había existido en realidad. Esto hace que este nuevo libro sea a la vez más complejo y más sencillo. Más complejo porque en algunas ocasiones tiene que explicar significados y acepciones antiguas, cambios en las formas y significados, nuevas acepciones, etc, pero más sencillo porque al final cada carácter queda perfectamente encuadrado con los de su familia, mostrándose la relación entre todos ellos.